El papel de la tecnología en los negocios es más importante que nunca. Hay una nueva presión sobre los recursos financieros y de TI para ayudar a otros departamentos, como Recursos Humanos, Instalaciones y Servicio al Cliente, a automatizar sus procesos de negocio. Además, los usuarios finales conocedores de la tecnología están exigiendo autoservicio para todo lo que hacen.

Tradicionalmente, las empresas han utilizado formularios manuales o han adquirido herramientas puntuales de enfoque singular, diseñadas para automatizar funciones específicas impulsadas por requisitos comerciales y flujos de financiación separados. Lamentablemente, estas soluciones de gestión de procesos empresariales suelen estar desconectadas de la empresa, requieren una amplia personalización y son demasiado caras para ajustarse a las limitaciones presupuestarias de una sola unidad organizativa. Por no mencionar la carga que supone para la TI la adquisición, el mantenimiento y el soporte de soluciones de puntos múltiples.

El hecho es que la mayoría de las unidades organizativas están interesadas en automatizar actividades de flujo de trabajo similares. Por ejemplo, recibir una solicitud de un usuario final, asignar esa solicitud a un miembro del equipo, obtener aprobaciones, hacer un seguimiento e informar sobre los progresos, etc.

Al mismo tiempo, las organizaciones están tratando de reducir los costos y de buscar formas ingeniosas de sacar más provecho de sus sistemas actuales.

Respuesta a la demanda

¿Cómo responde una organización a la demanda de soluciones de automatización de los procesos empresariales sin quebrar la banca ni imponer una carga excesiva a los recursos de TI?

Una solución única que es:

Lo suficientemente ágil para satisfacer las demandas rápidamente cambiantes de los negocios de hoy en día
Suficientemente flexible para satisfacer las necesidades de las diversas dependencias orgánicas, sus procesos y sus usuarios
Suficientemente seguro para mantener la confidencialidad entre los datos de las distintas dependencias orgánicas
Lo suficientemente simple como para entregar valor en poco tiempo y sin personalización
Lo suficientemente amplio como para integrarse con una variedad de herramientas específicas del departamento
Más allá de IT

Las soluciones de gestión de servicios de TI basadas en el marco de la Biblioteca de Infraestructura de TI (ITIL) son una combinación perfecta para las funciones de negocios que no son de TI. ITIL es un conjunto de directrices que aconseja sobre cómo manejar la TI como un negocio. Se trata de directrices sueltas y genéricas que pueden traducirse fácilmente a otras unidades organizativas.

Todas las unidades organizativas proporcionan algún tipo de servicio. Por ejemplo, Instalaciones proporciona servicios de limpieza, equipo de oficina y seguridad. Todos los proveedores de servicios reciben solicitudes, gestionan las aprobaciones, requieren métricas y el seguimiento de un proceso probablemente ayudará a que el negocio funcione sin problemas. La ITIL ha ayudado a la TI a pasar de la constante lucha contra incendios a una planificación más cuidadosa, una mejor comunicación y una prestación de servicios estructurada. Aprovechar las mejores prácticas estandarizadas para ayudar a las unidades organizativas que no son de TI a «funcionar como un negocio» ciertamente no puede hacer daño.

Usos de los procesos empresariales no relacionados con la TI

  • Gestión de las instalaciones
  • Recursos Humanos
  • Atención al cliente externo (centros de llamadas)
  • Contabilidad
  • Seguridad
  • Legal
  • itsm
  • Seguimiento de las ventas
  • Gestión de pacientes de la HIPAA
  • Entrenamiento
  • Marketing
  • Gestión de proyectos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *